Tu Imagen Virtual y Cómo Mantenerla

Vivimos una época en la que el video cada vez se apodera más de la vida profesional y corporativa. Hoy en día plataformas como Zoom, Meet, Google Hangouts, Skype, Slack, GoToMeeting, entre muchas otras, han tomado el lugar de las salas de conferencia convencionales, de las oficinas de reclutamiento e incluso de las aulas, y parece ser que de una forma u otra, llegaron para quedarse, lo que nos obliga como profesionistas a desarrollar y cuidar nuestra imagen virtual. Incluso, de regresar al modelo presencial, las empresas se han dado cuenta de la comodidad, conveniencia y ahorro que ofrece una reunión virtual. Sus colaboradores pueden estar en distintas partes del mundo y el tráfico de las grandes ciudades ya no es un obstáculo para una sesión de trabajo. ¡Incluso ambientalmente hace sentido!

Ahora bien, todo esto suena maravilloso pero debemos tener en cuenta que un nuevo canal requiere de nuevos protocolos y de nuevas reglas de etiqueta que si no obedecemos podemos perder fuerza en el nuevo ámbito laboral. Por eso, en LHH decidimos darte algunos consejos que te ayudarán a mejorar tu imagen virtual de tal manera que, lejos de afectar tu crecimiento, uses estas nuevas herramientas disponibles a tu favor.

Tu Imagen se Ha Reducido a una Pequeña Ventana

En una junta presencial interactuamos con los presentes con todos nuestros sentidos. Nos creamos una impresión de la gente a través su presencia física, su contacto visual, la firmeza de su apretón de mano e incluso de su olor y del sonido de su voz, ininterrumpida o desvirtuada por micrófonos o bocinas. Así percibimos a los demás y los demás nos perciben a nosotros, pero nada de eso sirve en el ambiente virtual. Aquí, nuestra imagen está reducida al campo de visión de una cámara; todo lo que queramos comunicar está limitado a ese espacio.

Para empezar a sacarle provecho, primero debes asegurarte de encontrar el lugar ideal para que tu cuadro se vea bien, ya sea que elijas un fondo real o uno virtual. Si te decides por uno real, escoge un lugar profesional, un ambiente de oficina de preferencia. Si vas a utilizar un librero, asegúrate que lo que este contenga sea adecuado; elimina cualquier objeto que pueda estar fuera de lugar en una atmósfera de trabajo. Evita lugares oscuros o a contraluz y procura no tomar video llamadas acostado en tu cama, en el baño o en cualquier lugar inapropiado. 

El Lenguaje Corporal Sigue Siendo Importante para tu Imagen Virtual

¿Sabías que los locutores de radio procuran sonreír al hablar? Parece tonto ya que no es un medio visual, pero la entonación de la voz cambia cuando sonreímos o cuando nos sentimos involucrados en lo que estamos diciendo. Nos escuchamos más interesantes y enérgicos así que, aunque no sea un medio visual, la gente de radio sabe que no se salva de gesticular. Lo mismo debe pasar en una video llamada.

¿Quieres sonar más profesional? Vístete para la ocasión. Pero vístete completamente. Mucha gente cree que con arreglarse de la cintura para arriba es suficiente porque lo demás no está a la vista de sus interlocutores, sin embargo, algo dentro de nosotros le quita seriedad a la situación cuando nos sabemos en ropa interior, y eso se nota; tu imagen virtual requiere que estés completamente presente.

Por otro lado, considera que no tendrás la oportunidad de estrechar manos así que saluda a la cámara gesticulando, no te quedes en el saludo verbal. A todos nos gusta sentir que la gente está involucrada en el momento, y algo tan simple como un saludo te hará ver más presente. También, te recomendamos ver a la cámara y deja que tu periferia esté atenta a la pantalla, así estarás sosteniendo contacto visual con los presentes. De igual forma, evita apagar la cámara durante una junta, ya que la gente creerá o sentirá que estás haciendo otra cosa o que no te interesa lo suficiente como para hacer acto de presencia visual.

La Tecnología no Tiene Palabra de Honor

Tu computadora no es consciente, por más que a veces lo aparente. Tu cámara no falla cuando más la necesitas porque quiere sabotear tu carrera. Estos detalles técnicos se pueden prevenir con planeación y buena organización. Te recomendamos comprar equipo de calidad, checarlo y darle mantenimiento frecuente, verificar que todo esté cargado o con pilas, y asegurarte de tener todo lo que necesitarás a la mano. No querrás empezar a pelearte con el Bluetooth de tus audífonos en plena junta o descubrir que tu Zoom necesita una actualización a segundos de iniciar tu sesión. Haz lo posible por evitar contratiempos.

Tu imagen virtual es cada vez más importante así que dedícale tiempo y esfuerzo. No caigas en la trampa de creer que puedes llegar a tu cita sin preparación previa solo porque no tuviste que salir de casa. Prepárate y conviértete en un experto en reuniones en línea.

Recuerda que en LHH tenemos una amplia gama de cursos que puedes tomar para adquirir o mejorar todas estas habilidades para el nuevo modelo corporativo, así que llámanos, será un placer trabajar contigo.

Recommended Posts