Habilidades Transferibles: Identifícalas para un Cambio de Carrera Profesional

El surgimiento de tecnología cada vez más inteligente, en conjunto con los nuevos requerimientos de salud y seguridad, están teniendo un impacto increíble en los lugares de trabajo. La propagación de las ondas del progreso se pueden sentir a lo largo y ancho de todos los sectores de la industria, lo que está haciendo obsoletos algunos trabajos, amplificando el alcance e importancia de otros, y viendo nacer roles que requieren habilidades completamente nuevas. Puede ser abrumador, pero conforme emerge la demanda de nuevas habilidades, aquellas personas que estén abiertas al aprendizaje, estarán mejor posicionadas para el futuro laboral. Una encuesta reciente de LHH y LinkedIn encontró que el 89% de los que la respondieron estaban planeando mejorar sus habilidades durante el 2021 para mantenerse competitivos. Para algunos, esto significa adoptar rápido de las últimas herramientas tecnológicas, mientras que otros buscarán obtener nuevas habilidades para cambiar el enfoque de su carrera y encontrar un nuevo puesto. Para aquellos interesados en perseguir una nueva vertiente en su carrera, es muy importante que evalúen sus habilidades transferibles.

Tal vez te resulte sorprendente la cantidad de habilidades que pueden ser utilizadas en una amplia variedad de roles, funciones e industrias para hacerte la candidata o candidato perfecto en otro lugar.

Esto es lo que necesitas identificar para sacarle el mayor provecho a tus habilidades transferibles y permitirte aplicar tus talentos, habilidades y experiencia a un rol en un nuevo campo laboral.

Elabora un Lista de tus Habilidades

A veces se necesita la claridad que solo una lista física puede proveer, así que agarra una pluma y un papel o enciende tu procesador de palabras favorito y escribe cada una de tus habilidades duras (las gerenciales, analíticas, técnicas, computacionales y de presentación) así como las suaves (como por ejemplo creatividad, resolución de problemas, liderazgo, comunicación, trabajo en equipo, servicio al cliente, entre otras), que se te ocurran. Si te cuesta trabajo, piensa en todas tus tareas diarias y desmenúzalas en sus partes componentes y actividades. Una vez que termines tu lista, asegúrate de añadir todas estas habilidades a tu currículum.

Investiga qué Habilidades Están en Alta Demanda

Para saber dónde encajan tus habilidades o que necesitarás aprender para encontrar tu próximo trabajo, vale la pena hacer un poco de investigación. Busca en listas de vacantes, de acuerdo a la función y/o industria que te interesa, las habilidades más solicitadas en ese ramo, esto te dará una excelente idea de lo que futuros empleadores potenciales están buscando. Si identificas un área en la que no alcances los requerimientos, entonces deberás tomar los pasos necesarios para llenar los huecos en tus conocimientos.

Checa Qué Cursos Existen para Aprender Habilidades Faltantes

Una vez que hayas identificado un área o habilidad en la que necesites mejorar, el siguiente paso es ver cómo y dónde puedes hacerlo. Buscar cursos en línea es el mejor lugar para empezar, especialmente si están acreditados, como lo son aquellos impartidos por Google para usar sus herramientas. Pídele a tu red de contactos algunas recomendaciones útiles a las que les puedas dar seguimiento.

Desarrolla un Plan de Mejora

Si hubieran múltiples áreas en las que debes mejorar, entonces armar un plan que las priorice te ayudará a mantener la organización. También, toma nota de las fechas en las que los cursos estarán disponibles y cuántas horas toma generalmente completarlos, para que puedas administrar tus tiempos eficientemente.

Practica Buenos Hábitos de Aprendizaje

Es importante que no te apresures y porque puedes terminar quemándote, especialmente si estás aprendiendo habilidades o completando cursos encima de tu carga de trabajo normal. Esto puede ser tan simple como asignar tiempo para tomar cursos por adelantado o incluso apartar tiempos para lectura e investigación.

No necesitas ser la candidata o candidato perfecto para un trabajo, de hecho la mayoría no posee cada una de las habilidades técnicas enlistadas en la descripción del puesto. Pero eso no quiere decir que no puedes contender por el rol; te puedes posicionar como un valioso recurso identificando cuidadosamente y subrayando tus habilidades transferibles, aquellas que pueden ser aplicadas en cualquier trabajo.

Recuerda que en LHH tenemos cursos que te pueden ayudar a evaluar tus habilidades, así como tus motivaciones y tus formas únicas de trabajar, lo que te servirá para encontrar el trabajo que mejor se adapte a tus gustos y a tus capacidades. Háblanos hoy mismo y con gusto te daremos la información para que empieces con el curso que mejor se adecue a tus necesidades.

Cómo Resaltar tus ‘Habilidades Suaves’ en tu Branding Personal

Por décadas ha habido un énfasis fuerte en las habilidades técnicas o “duras” en el ámbito laboral. Los gerentes de contratación escogían gente basándose predominantemente en su experiencia laboral y su entrenamiento. Sin embargo, los empleadores se han dado cuenta de que la experiencia laboral por sí sola, no es suficiente para crear un ambiente productivo y comprometido.

“La gente es contratada por sus habilidades duras y es despedida por su falta de habilidades suaves” dijo el consultor administrativo irlandés Bruce Tulgan.

Esta situación obligó a los empleadores a reconsiderar lo que buscan al momento de contratar. Ahora, no solo están buscando habilidades duras, sino que están exigiendo habilidades suaves como nunca antes.

Hay una Demanda Creciente por Habilidades Suaves

Hoy en día las habilidades suaves son más necesarias que nunca. Las habilidades suaves son las interpersonales, o el don de gente. Aquellos que las tienen, por lo general, son buenos escuchando, persuadiendo, y colaborando. Ellos hacen el ambiente laboral más agradable para los demás. Los empleadores están buscando a esta gente por todos lados, pero no están teniendo tanto éxito.

En 2015, el Wall Street Journal encuestó a 900 ejecutivos y descubrieron que el 92% pensaba que las habilidades suaves eran tan importantes o más que las duras. Sin embargo, el 89% tenía dificultades para contratar a gente que las tuviera. Por su parte, LinkedIn entrevistó a 281 gerentes de contratación al año siguiente. En esta ocasión, alrededor del 58% indicó que la falta de habilidades suaves en los candidatos habían limitado la productividad de su compañía.

LinkedIn descubrió que estas son las habilidades que los gerentes de contratación están buscando:

  • Habilidad para comunicar
  • Organización
  • Capacidad para trabajar en equipo
  • Puntualidad
  • Pensamiento Crítico
  • Destreza Social
  • Creatividad
  • Adaptabilidad

Si tú sobresales en cualquiera de las habilidades listadas, date una palmada en la espalda porque eres un unicornio. No solo eres excelente para cumplir tareas, sino que además eres un gran compañero de equipo. Alguien como tú está en alta demanda y debes sacar provecho de tu escasez enfatizando estas habilidades en tu branding personal. Cuando eres conocido por tus habilidades suaves, te tendrás que preocupar menos por perseguir a los empleadores porque ellos te empezarán a buscar a ti.

Cómo Resaltar tus Habilidades Blandas en tu Branding Personal

Usa tu currículum, carta de presentación, y perfil de LinkedIn para demostrar que tienes grandes habilidades suaves. Escribe cautivadores ejemplos de comportamientos y resultados que cuantifiquen tus habilidades intangibles. Con demasiada frecuencia, las habilidades suaves son entretejidas torpemente en el resumen de un candidato (“Buen compañero de equipo con habilidad para llevar a cabo múltiples tareas simultáneamente, que constantemente demuestra adaptabilidad, liderazgo, mente abierta, y optimismo”) dejando al lector la labor de determinar la validez de dichas declaraciones.

Debajo de cada trabajo enlistado, incluye incisos que ilustren tus logros (de tres a seis para tu último trabajo, y de uno a tres para puestos previos).

Usa el modelo SOAR (Situación, Obstáculo, Acción, y Resultado) para contar la historia concisamente. Por ejemplo, si dijiste que eres adaptable, incluye un evento en el que lideraste algún cambio o te adaptaste exitosamente a un nuevo proceso o formato. En vez de meramente decir que eres un buen compañero de equipo, incluye un ejemplo en el que utilizaste tus habilidades interpersonales y comunicativas para lograr un consenso. Las palabras sobre-utilizadas y desgastadas tienden a perder significado dejándote sin diferenciador entre los demás candidatos buscando el puesto. Las habilidades suaves pueden darte una ventaja competitiva, pero es tu labor hacer tangible lo intangible.

La demanda por habilidades suaves es alta pero la oferta es baja. Por eso, si tú eres excelente trabajando con otros y haciéndolos sentir a gusto, debes expresárselo a empleadores potenciales. Esto lo puedes lograr confeccionando tus conocimientos y experiencia únicos en tu branding personal. Realza en tu currículum, carta de presentación, o perfil de LinkedIn las habilidades suaves que demuestras efectiva y consistentemente en tu puesto. Pero siempre recuerda dar ejemplos cuantificables. Los términos vagos solo confundirán a los empleadores. Usa números, tiempo, porcentajes, y ejemplos detallados para demostrar que puedes dar resultados.

Las habilidades suaves son tu ventaja competitiva. ¡Enorgullécete de ellas!

En LHH tenemos cursos que te ayudarán a desarrollar tus habilidades suaves y a resaltarlas en todas tus herramientas de branding personal, así que contáctanos hoy mismo y permítenos ser parte de tu equipo de trabajo.