Cómo Redefinir tu Lugar de Trabajo con Entrenamiento y Re-Entrenamiento

Como líder de una compañía global de RR-HH en rápido crecimiento, es apasionante ayudar a compañías a lograr el potencial total de su gente, sin importar en dónde estén en su camino de carrera o la industria en la que operen. Los eventos del 2020 nos han obligado a adaptarnos, personal y profesionalmente, de maneras en las que nadie pudo haber predicho y han demostrado por qué el Entrenamiento y el Re-entrenamiento son tan importantes; tenemos que evolucionar a la velocidad de la luz para sobrevivir como se discute en este artículo.

Los negocios están teniendo que repensar la forma en la que invierten en manejo de talento, ya que el enfoque ha cambiado del reemplazo al reposicionamiento de personal.

La inversión en el desarrollo de carrera ha incrementado de manera importante al paso que las compañías buscan retener y desarrollar el talento. La forma en la que escogemos nutrir habilidades nuevas y existentes dentro del lugar de trabajo nos puede ayudar también a construir negocios que consideren primero al ser humano y que sean a prueba del futuro. En LHH, entendemos que la forma en la que invertimos en nuestra gente y la desarrollamos es decisivo en el crecimiento, o el estancamiento, de la compañía. Nosotros seguimos la filosofía de “Retorno en el Individuo”—invertimos en el desarrollo de cada persona en los momentos clave de su carrera; desde el momento en el que se incorporan por primera vez hasta el momento en el que se les presentan oportunidades de moverse a nuevos roles de liderazgo, e incluso cuando están buscando roles fuera de la organización. Este acercamiento ha demostrado ser vital de importancia este año.

El Reentrenamiento estuvo en el centro de la conversación en el  2020, con varias compañías, incluyendo JPMorgan, Accenture y Verizon, habiendo evolucionado su acercamiento al este, lanzando programas con un valor de millones e incluso miles de millones de dólares, para ayudar a su gente a mejorar conocimientos y habilidades durante esta pandemia. Desde luego, la crisis de salud actual ha dado pie al a una alza en el interés hacia el Reentrenamiento entre los empleadores y los empleados buscando contribuir a plantillas adaptables y capacitadas para el futuro. Con tecnologías como la Inteligencia Artificial aprendiendo trabajos automatizables en muchos sectores—y los nuevos roles que han surgido como resultado—es importante que los empleados se mantengan ágiles en sus habilidades y se comprometan al aprendizaje continuo.

Después de hablar con Deanna Mulligan, CEO de Guardian Life Insurance Company of America, fue claro inmediatamente que fomentar una cultura de aprendizaje dentro de la fuerza laboral ya era prioridad para algunos negocios previo a la pandemia, tanto así que Mulligan escribió un libro entero sobre el tema: Hire Purpose: How Smart Companies Can Close the Skills Gap. En su búsqueda por definir a la “mentalidad de aprendizaje y crecimiento” Mulligan habló con General Assembly, líder global en entrenamiento y re-entrenamiento, sobre el trabajo de la organización y cómo esta inversión ya pagó dividendos: desde la creación de roles más sustentables para recién graduados hasta el Re-entrenamiento de los trabajadores del Call Center para convertirlos en codificadores, e incluso, dedicando un día al micro-aprendizaje para empleados a lo largo y ancho de la compañía. Por ende, el consejo de Mulligan es “empieza pequeño y sigue moviéndote hacia adelante.”

Hoy en día, las organizaciones están despertando a la realidad de que invertir en Entrenamiento y Reentrenamiento para preparar a sus empleados para el futuro es, al final de cuentas, bueno para la gente y para el negocio.

¿Por Qué Hacer del Entrenamiento una Prioridad?

Para ponerlo en términos que todos lo podamos entender, muchos líderes ven poco valor en invertir tiempo y dinero en su personal cuando no tienen garantías de que se vayan a quedar en la compañía. Para ellos, entrenar no es una inversión sino un costo, y uno que siempre se caerá al fondo de la lista de prioridades cuando importa.

Pero, de acuerdo a Gartner, es bien sabido que los gerentes que son buenos para desarrollar las habilidades de quienes les reportan directamente, fomentan el rendimiento de sus empleado hasta en un 26% y, sin embargo, casi la mitad (45%) de dichos gerentes dicen no sentirse con la confianza de hacerlo.

Entonces, mientras que el Entrenamiento puede ser un tema de moda, el enfoque primario debe ser la Adaptabilidad. El viejo modelo de ‘contratar y correr’ para evolucionar compañías, ya no es el acercamiento socialmente responsable—y aunque lo fuera—el volumen de pericia simplemente ya no está allá afuera.

Asegura que el Entrenamiento no se Escape entre la Red

Las personas ambiciosas están motivadas por sus metas personales, están en un viaje hacia la vida laboral ideal, con todas las distintas paradas planeadas frente a ellas. Como líder, es casi imposible saber cuál es ese viaje. Sin embargo, si un miembro de tu equipo siente que su viaje se está descarrilando por falta de comunicación, porque sus oportunidades de desarrollo se están aplazando o por la falta evidente de aumentos salariales y promociones, se puede empezar a sentir perdido y recurrir a buscar otras maneras de llegar a dónde necesita llegar.

Por supuesto que, mientras una cosa es desarrollar un plan de Re-entrenamiento para tus empleados, otra muy distinta es priorizarlo y mantenerlo en estos tiempos difíciles. Estar demasiado ocupados o con la atención fija en otro lugar, el reto de comunicarse efectivamente a través de una pantalla y desconocer cuándo un miembro del equipo pueda ya estar listo para entrar en esa conversación, son algunos de los obstáculos comunes para el Entrenamiento y algunas de las razones por las que este a veces se deja a un lado. Sin embargo, al final del día, esto no hará diferencia para tus empleados; si sienten que no están siendo apoyados, se empezarán a sentir poco comprometidos, lo que son malas noticias para ellos, su trabajo y para el negocio en general.

Por todo lo anterior, el resultado es que el Entrenamiento y el Re-entrenamiento pueden ahorrarle a una compañía más dinero del que se invirtió inicialmente en su provisión, y aunque parezcan a primera vista como un emprendimiento enorme, no lo son si se hacen de manera continua.

En resumen, para trabajar hacia a una nueva visión, sugerimos acercarse a este reto de las siguientes formas:

Invierte en la evaluación de analíticos 

Mientras que muchos son motivados por sus propias ambiciones—¿están realmente trayendo esa empuje al trabajo con ellos? Como negocio, tener un mapeo robusto de habilidades y un proceso de evaluación individual instalado, te permitirá poner prioridades y mantener la objetividad, asegurándote que todos en tu organización se sientan vistos y escuchados. De la misma manera, demostrará quién es más adaptable—y por lo tanto—en quién vale la pena invertir. Mientras que las métricas con las que se le evalúa a la gente puedan variar de acuerdo al rol, es esencial que los pasos de progresión estén claramente señalizados y que todos sean medidos bajo los mismos estándares, sin importar dónde yazcan sus fortalezas personales.

Implementa un nuevo acercamiento al aprendizaje

Ya sea que estés enseñando a tu equipo nuevas habilidades o empoderándolo para mejorar las habilidades que ya posee, vale la pena dividir los pasos en pequeñas porciones bajo pedido, con lo que te asegurarás que tus empleados no se sientan demasiado abrumados. Busca el apoyo de un coach externo cuando estés integrando a nuevas contrataciones, desarrolla entrenamientos internamente y apaláncate en plataformas móviles y remotas de aprendizaje

Haz una retroalimentación transparente 

Esto es algo que los gerentes siempre deben procurar: buscar ofrecer retroalimentación constructiva en el momento y dejar muy claro cuál es la ruta al éxito. Cuando estés integrando a nuevo empleado a la organización, darles un coach como incentivo es una gran forma de mostrarle que la compañía está invirtiendo en su carrera.

Aunque es crucial que las cosas permanezcan equitativas, no existe un acercamiento que le encaje a todos para el proceso de Entrenamiento y Reentrenamiento. Las Mejores Prácticas para el desarrollo de carrera varían de sector en sector, de un rol a otro, y por supuesto, de persona en persona, todo depende de la etapa de carrera en la que esté el empleado y cómo vislumbre su destino.

Ya que una de las mejores formas en que se puede invertir en la fuerza laboral, desde el punto de vista de productividad y de desarrollo personal, anticipamos un futuro brillante para aquellos negocios dispuestos a aceptar estos cambios positivamente en 2021. Llámanos para todas tus necesidades de Entrenamiento y Reentrenamiento, en LHH tenemos los cursos a la medida que tu empresa necesita.

Capacitación: ¿Cómo Pedírsela a tu Jefe?

Con el surgimiento de tecnologías, la diversificación y las nuevas sociedades, las carreras lineales son cada vez menos comunes. Esto significa que los empleadores necesitan invertir más en la capacitación y el re-entrenamiento de sus plantillas para mantenerse al día con las realidades de sus respectivas industrias.

Claramente, los empleados también están pensando en las nuevas dinámicas de los lugares de trabajo, lo que se puede ver en una encuesta conducida por  LHH en LinkedIn en la que un impresionante 89% dijo estar planeando entrenarse durante 2021 en preparación a roles futuros.  

Con tanta gente dispuesta a obtener cuanta habilidad sea necesaria es importante no quedarse atrás; si permites que tu caja de herramientas se estanque, te será mucho menos posible avanzar dentro de la organización a la que perteneces actualmente o incluso encontrar un nuevo puesto en el futuro.

Si quieres aprender nuevas habilidades que te hagan más valioso para tu empleador, y quieres que ellos tomen un rol activo en tu desarrollo a través de recursos, tiempo y fondos para aprender, entonces es importante saber cómo pedirlo. Lo que debes hacer es posicionarte como alguien con un gran apetito por el conocimiento, alguien que pagará la inversión con excelente trabajo, ideas y compromiso.

Investiga cuales son las políticas de tu compañía con relación a la educación de los empleados

Con una conversación con el equipo de RR.HH. o incluso con tu gerente directo debe ser suficiente para echar a andar las cosas y darte una idea del suelo que pisas en términos de las posibilidades, presupuestos y tiempos permitidos.

Prepara tu caso

No es suficiente con tan solo escoger un tema, necesitas mostrarle a ‘los de arriba’ exactamente cómo ayudará tu capacitación y desarrollo a apoyar los objetivos de negocio de la compañía y cómo proveerá buen Retorno de Inversión. Incluye ideas concretas del tipo de tareas que tus nuevas habilidades te permitirán llevar a cabo.

Enseña cómo has demostrado previamente que eres un estudiante ávido de crecer, aprender y tomar nuevas responsabilidades

En gran medida, proporcionar ejemplos de tu tiempo con la compañía, le ayudarán a tu empleador a ver que vales la inversión.

Presenta un plan claro y conciso que describa cómo tu entrenamiento será benéfico para ti y para la compañía.

Enfócalo en metas y expectativas, y en cómo tu entrenamiento hará posible alcanzarlas; con esto quedará clara la seriedad con la que has considerado cómo y por qué debes ser entrenado.

No importa cuántos cambios se estén dando en el mercado laboral, mantener una mentalidad de crecimiento y tomar la iniciativa de aprender nuevas habilidades asegurarán que tu carrera tenga un lugar en el futuro. Si no lo has hecho todavía, ahora es el momento de pedirle a tu jefe entrenamiento y educación.

En LHH contamos con programas y cursos de capacitación que te pueden ser de gran utilidad en el desarrollo de tu carrera, así que no lo pienses más, llámanos y solicítale a los directivos de tu empresa estas invaluables capacitaciones.