Cultura Laboral: El Motor del Éxito

Las empresas en general se crean a partir de un producto o servicio mercadeable. En ocasiones es una sola persona la que arranca el negocio con la misión de hacer llegar lo que vende al mayor número de personas. Sin embargo, las empresas tienen la manía de crecer y desarrollarse y ampliarse y poblarse, hasta el punto en el que la forma en la que se relacionan las personas involucradas en la organización es tan relevante para su éxito como la calidad del producto o servicio que ofrece. Es entonces que surge la importancia de tener una buena cultura laboral.  

La Cultura Laboral en una Pequeña Metáfora

Pensemos en cada persona que entra en una organización como un engrane más en la maquinaria diseñada para llevar el producto o servicio a más gente. Sin esa persona el alcance de la organización serían, por decir un número, diez personas; pero ese individuo que acaba de ingresar a la compañía hace posible llegar a doce. Así, sucesivamente, cada colaborador que se añade amplía el alcance de la empresa.

Lo que esto genera es una dependencia total en el bienestar de los colaboradores para que la “banda transportadora” del producto o servicio se mantenga en movimiento; la calidad sigue siendo básica para que la gente siga consumiendo, pero la motivación y satisfacción de los colaboradores mantienen abiertos los canales de comunicación entre empresa y cliente. Esa es la cultura, la forma en la que cada persona se relaciona entre sí y con la compañía para hacer su trabajo eficientemente.

Con esto dicho, no importa qué tan imprescindible sea la Cultura Laboral, muchas compañías se niegan a trabajarla porque a veces no es fácil detectarla; de hecho, en ocasiones está tan arraigada a la personalidad de un líder que es imposible notarla y mucho menos considerarla tóxica.

¿De Dónde Viene y Cómo la Cambio?

La Cultura de una organización puede surgir orgánicamente, con el paso del tiempo. Si un grupo de personas encuentran el éxito en ciertos métodos o procesos, esos se convertirán a la larga en la cultura laboral de la empresa. El problema que puede llegar a darse es que, al crecer, nuevas personas influyan con sus propias personalidades y metodologías a la cultura laboral, y al no estar escrita en ningún lado, es difícil defenderla.

Por otro lado, otras empresas deciden diseñar conscientemente su cultura laboral, tomándose el tiempo de pensar en sus valores, principios y métodos para así definir cómo quieren actuar como unidad. Estas empresas suelen tener culturas mucho más resistentes a influencias externas y por ende prevalecen por más tiempo con una misma filosofía.

Una Cultura Laboral Sana te Cambia de Liga

Hoy en día, la cultura laboral es tan importante para los buscadores de trabajo que un 46% de trabajadores encuestados dijo que es un factor definitorio en su decisión de trabajar en algún lugar. ¡Imagínate! Tus posibilidades de atraer talento de primer nivel pueden estar relacionadas directamente a la cultura de tu empresa.

Pero, ¿qué debes hacer? ¿Qué tipo de cosas busca el talento de alto calibre en la cultura de su empresa? Y lo más importante, ¿cómo puedes saber si la cultura laboral de tu empresa, consciente u orgánicamente creada, necesita ser reinventada?

Para eso estamos nosotros.

En LHH contamos con expertos consultores en diseño e implementación de Cultura Laboral que te ayudarán a mejorar la cultura de tu organización. A través de cuatro etapas: Diagnóstico, Estrategia Laboral, Desarrollo de Habilidades y Seguimiento, nuestro equipo alineará a todos los miembros de tu empresa y potenciará sus capacidades conjuntas, lo que a su vez atraerá al talento que tus estrategias de negocio necesitan.

Contáctanos hoy mismo y empecemos a trabajar en mejorar la cultura laboral de tu organización.