Tres Pasos para Crear tu Perfil Profesional

No pasó mucho tiempo antes de que Alexi McCammon tuviera que enfrentarse con su pasado de sus redes sociales.

A principios de marzo de 2021, la revista Teen Vogue anunció con gusto que McCammon, una poco conocida pero prominente reportera política, sería contratada como jefa de edición.  A primera vista parecía ser un éxito para la revista; la joven de 27 años acababa de ser nombrada la promesa periodística en 2019 por la Asociación de Periodistas Negros.

Unos cuantos días antes de que la nueva contratación fuera anunciada, varias fuentes digitales comenzaron a llamar la atención sobre Tweets y publicaciones en Facebook que ella había escrito una década antes en las que había comentarios racistas y homofóbicos.  La protesta de casi dos docenas de miembros del equipo de Teen Vogue sobre dicha contratación no se hizo esperar. McCammond publicó una muy completa y sentida disculpa sobre el uso de sus palabras, pero su destino ya estaba escrito; el 18 de marzo, renunció con gran pena a su cargo.   

McCammond no es la primera persona conocida que pierde su trabajo por el mal manejo de sus redes sociales y, probablemente, tampoco será la última. Pero sí es un reciente recordatorio de que tu huella en las redes sociales puede tener un efecto devastador en tus aspiraciones laborales.

Career Builder, una empresa mundial de búsqueda y reclutamiento de personal, reportó en 2018 que el 70 por ciento de los empleadores usa las redes sociales para buscar candidatos durante el proceso de contratación, y casi la mitad hacen chequeos regulares en dichas redes sobre sus empleados.

Y, ¿qué sucede si encuentran material indeseable? Más de la mitad de los reclutadores entrevistados dijo haber encontrado contenido que los llevó a no contratar a ciertas personas, y un 34 por ciento había reprendido o despedido a algún empleado por sus comentarios en redes.

Por si te lo preguntabas, el interés de los empleadores en tu actividad en redes sociales solo se ha incrementado desde que aquella encuesta tuvo lugar.

Un sondeo similar llevado a cabo por el sitio de noticias de negocios El Manifiesto en abril 2020, encontró que el 98 por ciento de los empleadores hacen chequeos en línea para investigar los antecedentes de sus candidatos, y que el 79 por ciento ha rechazado a algún candidato basados en el contenido de sus redes.

Ahora, antes de que destruyas todas tus cuentas, debes saber que los empleadores están tan preocupados por el contenido de tus redes como de que no tengas ninguna.  La encuesta realizada por Career Builder encontró que 47 por ciento de los empleadores dijeron no estar interesados en entrevistar a una persona que no tiene presencia en redes.

Parecería una trampa:  si usas redes sociales, mal, y si no lo haces, también. La solución lógica es usar el enorme potencial de las redes pero hacerlo de tal forma que te ayude a crear un perfil profesional que te favorezca y no que te dañe.

Pero, ¿dónde comenzar?

1/ El Mini Chequeo:  Entra en Google, busca tu nombre y ve en dónde apareces.  Checa cada resultado en el que aparezca tu nombre y descubre lo que se dice de ti, o lo que tú has dicho acerca de algo o alguien más.  Si algo vergonzoso o no vigente aparece, considera la manera de mitigar o eliminar su importancia.

2/ Eleva tu perfil:  A medida que los resultados de la encuesta surgen, resulta que tener muy poca presencia en redes sociales es tan malo como tener presencia negativa.  Por lo menos, asegúrate que las cuentas sobre las que tienes control como tu perfil de Facebook, Twitter, Instagram y, especialmente, Linkedin, no tengan ningún contenido ofensivo, pero que tengan mucha información valiosa acerca de quién eres, qué haces y qué has hecho en tu carrera profesional.

3/ No te escondas: Un súbito paro de actividad en una red social puede enviar un mensaje equívoco.  Está bien ser consciente de lo que dices o repites, pero las redes sociales que no están al día o parecen haber parado toda actividad, te pueden hacer ver como alguien que quiere ocultar algo. Ten un propósito al mostrar contenidos que hable de lo que tú quieres que un empleador vea en ti.

La unión entre el mundo de los negocios y las redes sociales probablemente se volverá más compleja y más cercana en el corto plazo. Lo que empezó como algo que era profundamente personal y sin relación con tu carrera profesional se ha convertido en un elemento fundamental en tu marca profesional.

Sé activo.  Sé positivo y ten cuidado de lo que puedas haber dicho o compartido en el pasado, tu carrera profesional puede depender de ello.

Lee más acerca de cómo crear un poderoso perfil digital que te ponga al frente y en el centro de futuros empleadores y empresarios.  Baja tu copia de Build Your Online Brand.

Recuerda que en LHH tenemos cursos que te pueden ayudar a mejorar tu branding personal así como tus redes sociales, en particular LinkedIn, con lo que mejorarás tus posibilidades de obtener trabajo de manera considerable. ¡Contáctanos hoy mismo!

Recommended Posts